¿Cómo afecta el ruido a la audición?

Artículos Científicos, Oído, OTOLOGÍA , , , , ,

El ruido es una onda que hace vibrar diferentes estructuras en nuestro oído unas grandes,  el tímpano o la cadena de huesecillos y otras microscópicas, los cilios de las células de la cóclea (caracol). Si la vibración es excesiva o prolongada en el tiempo estas estructuras pueden llegar a lesionarse o romperse y eso causa pérdida de audición (que puede ir de leve a grave y de pasajera a permanente) o la aparición de acúfenos (pitidos o zumbidos). También se conoce como TRAUMA ACÚSTICO.

¿Qué es?

Vivimos en un mundo ruidoso pero lo que puede acabar lesionando nuestra audición es cuando dicha exposición es excesiva (muy fuerte o muy prolongada) y lesiona las estructuras del oído.Durante mucho tiempo se consideró que este tipo de problema era puramente profesional ya que algunos trabajos nos exponen a niveles elevados de ruido (construcción, militares, maquinaria industrial, etc). Sin embargo, algunas actividades de ocio pueden acabar por provocar los mismos problemas (cazadores, discotecas, conciertos).

El trauma acústico puede ser inmediato o puede ser progresivo. Puede ser temporal o permanente y puede afectar uno o ambos oídos, pero lo más importante es que se puede prevenir.

¿A quién afecta?

El trauma acústico puede ocurrir a cualquier edad. 

road-construction-192894_640

¿Cómo el ruido nos puede dañar la audición?

Para comprender cómo los sonidos fuertes nos pueden dañar la audición, es necesario comprender cómo oímos. La audición depende de una serie de pasos para convertir las ondas sonoras que viajan por el aire en señales eléctricas. Estas señales llegan al cerebro a través del nervio auditivo.

  1. 1 Las ondas sonoras entran al oído externo a través de un pasaje estrecho llamado “conducto auditivo” que llega hasta el tímpano.
  2. 2 El movimiento de las ondas sonoras que entran hace que el tímpano vibre y a la vez transmita estas vibraciones a tres huesecillos diminutos del oído medio. Estos huesecillos se llaman martillo, yunque y estribo.
  3. 3 Los huesecillos del oído medio amplifican las vibraciones de sonido que llegan en el aire y se convierten en vibraciones líquidas dentro de la cóclea en el oído interno. La cóclea tiene forma de caracol y está llena de líquido. Una vez que las vibraciones llegan hasta el líquido, dentro de la cóclea, se forman ondas. Las células ciliadas, que son células sensoriales, “bailan” con el movimiento de la ola.
  4. 4 El movimiento de las células ciliadas genera una señal eléctrica.
  5. 5 El nervio auditivo lleva la señal eléctrica al cerebro donde es traducida a sonidos que podemos reconocer y entender.

En la mayoría de los casos de pérdida de audición inducida por el ruido es causada por el daño y finalmente la muerte de estas células ciliadas. Las células ciliadas humanas no vuelven a crecer por lo que el daño es permanente.

¿Cuáles son los efectos y las señales de padecerlo?

La exposición prolongada a un entorno ruidoso puede producir más problemas que los meramente auditivos como por ejemplo estrés, irritabilidad, problemas de concentración o insomnio.

Como hemos dicho al principio, el sonido es una onda, una vibración. En caso de un sonido muy fuerte (explosión, cañonazo, turbinas) dicha vibración puede ser tan fuerte que una única exposición produzca traumas en el tímpano (roturas), lesiones en los huesecillos o lesiones en el oído interno que causarán pérdida de audición inmediata. Dicha pérdida puede ser temporal (aunque se recupere es frecuente que no lo haga completamente) o permanente.

En el caso de exposición prolongada o reiterada a sonidos fuertes el daño se produce de forma más insidiosa y progresiva, de forma que el paciente puede no darse cuenta del daño que se va acumulando hasta que la pérdida es lo suficientemente grande como para detectarla; en esos casos el paciente empieza a notar dificultad para entender, aunque oiga, principalmente en entornos con un cierto nivel de ruido.

Un punto que hay que recalcar es el del uso de auriculares (muy común en los jóvenes). En estos casos la onda sonora se introduce directamente en el conducto auditivo desde muy cerca y al ser este cerrado, la onda se concentra toda sobre el tímpano, por lo que es más dañina.

La exposición al ruido fuerte también puede causar un acúfeno, que es un timbre, silbido, zumbido en los oídos o la cabeza. En la mayoría de los casos es mucho más molesto que la propia pérdida de audición. El acúfeno puede desaparecer con el tiempo, pero a veces puede continuar, de manera constante o intermitente, a lo largo de la vida. 

¿Se puede prevenir?

El trauma acústico es totalmente prevenible. Si usted comprende cuáles son los riesgos del ruido y cómo prevenirlos, podrá proteger su audición de por vida.

  • A partir de 85 dB el sonido causa lesiones.
  • Use tapones para los oídos u otros dispositivos de protección cuando haga alguna actividad que involucre ruidos fuertes, aunque no lleguen a los 85 decibelios. 
  • No use auriculares habitualmente y si lo hace, hágalo a un volumen moderado.
  • Si no puede reducir el ruido, protéjase o aléjese de él.
  • Proteja los oídos de los niños que sean demasiado jóvenes para protegerse ellos mismos.
  • Hágase una prueba auditiva si piensa que podría tener pérdida de audición.
  • Una regla práctica es evitar sonidos que sean “demasiado altos” y que estén “demasiado cercanos”, o que duren “demasiado tiempo”.

Respuesta a ¿Cómo afecta el ruido a la audición?

  1. LeConakryka

    Gracias, Alex, tomamos nota.

     

Añadir comentario