Cuerpo extraño en oído (vídeo)

Oído , , , , ,

La introducción intencionada o accidental de un cuerpo extraño en el conducto auditivo es un problema que puede presentarse a cualquier edad, pero es mucho más frecuente en niños. Realmente puede ser cualquier cosa, pero se pueden diferenciar en vivos e inertes.

El conducto auditivo tiene una serie de mecanismos de protección para evitar que un objeto extraño pueda entrar y lesionar el tímpano; el primero es que no es recto, sino angulado; el segundo es que tiene forma de reloj de arena, con la sección central algo más estrecha; el tercero es la cera, que puede retener a un insecto. En adultos suelen ser ramitas, insectos o tapones que se han introducido demasiado; en niños puede ser cualquier cosa que se metan en el oído jugando (piedras, arena, piezas de juegos, etc). Si no hacen herida al entrar, pueden ser completamente asintomáticos. En el caso de insectos, si no pican, les delata el ruido que hacen al moverse.