Cuerpo extraño en conducto auditivo. ¿Qué hacer?

Oído , ,

¿Qué son?
 La introducción intencionada o accidental de un cuerpo extraño en el conducto auditivo es un problema que puede presentarse a cualquier edad, pero es mucho más frecuente en niños. Realmente puede ser cualquier cosa, pero se pueden diferenciar en vivos e inertes.

¿Por qué se dan?
 El conducto auditivo tiene una serie de mecanismos de protección para evitar que un objeto extraño pueda entrar y lesionar el tímpano; el primero es que no es recto, sino angulado; el segundo es que tiene forma de reloj de arena, con la sección central algo más estrecha; el tercero es la cera, que puede retener a un insecto. En adultos suelen ser ramitas, insectos o tapones que se han introducido demasiado; en niños puede ser cualquier cosa que se metan en el oído jugando (piedras, arena, piezas de juegos, etc). Si no hacen herida al entrar, pueden ser completamente asintomáticos. En el caso de insectos, si no pican, les delata el ruido que hacen al moverse.

¿ Qué hacer?
 Si el cuerpo extraño no sale del conducto, es mejor no intentar sacarlo aunque esté a la vista, ya que sin el instrumental adecuado, en vez de sacarlo se lo empuja hacia dentro, con el riesgo de lesionar el tímpano y provocar una inflamación que haga mucho más difícil su extracción. Si es un insecto, debe introducirse alcohol o agua oxigenada en el oído para ahogarlo y que no haga ruido o pique. Luego se acude al otorrinolaringólogo para su extracción segura.

¿ Pueden ser perjudiciales?
 Si son pequeños y no han lesionado el conducto o el tímpano, pueden no dar síntomas y no ser necesaria su extracción, ya que el crecimiento de la piel es hacia fuera y el oído los expulsará solo (como ocurre, por ejemplo, con los drenajes expulsados).

Si son muy grandes, pueden impactarse en la zona media del conducto (la más estrecha) y producir dolor e infecciones . En raras ocasiones, la forma del objeto o la contundencia de la introducción provoca heridas en el conducto o el tímpano, pudiendo lesionar incluso la cadena de huesecillos.


¿ Cómo se sacan?
 Lo más importante al intentar sacar un cuerpo extraño es no acabar metiéndolo más, lo cual puede encajarlo o lesionar el tímpano. En adultos suelen sacarse en consulta con lavados o con pinzas especiales bajo control visual (con endoscopios o con microscopio). Si la extracción es muy dolorosa porque el cuerpo extraño se ha encajado o hay una gran infección, o si el paciente es un niño pequeño puede ser necesario sedarlos, ya que no colaboran.